La relaxina es una hormona que segregamos durante el embarazo y ayuda a que el útero esté más relajado para facilitar el parto, pero también se traduce en una mayor elasticidad de las articulaciones.

La relaxina es producida por el cuerpo lúteo y la placenta. Su función es preparar el área del pubis y a la matriz para el nacimiento de nuestra guaguita. Afecta en especial a los ligamentos de la columna lumbar y la pelvis –los implicados en el parto–, pero también al resto del esqueleto. Las articulaciones se vuelven hipermóviles o laxas y con solo realizar un pequeño esfuerzo se pueden mover más allá de su rango articular normal (eso me paso a mi). Esto provoca que la embarazada tenga menos estabilidad y sea más propensa a sufrir contracturas o estiramientos en algún músculo, caídas o subluxaciones en ciertas articulaciones, como las de la pelvis, la parte baja de la espalda (hiperlordosis lumbar) y las rodillas.

Los niveles de la relaxina alcanzan su máximo nivel al inicio del segundo trimestre (justo cuando me lesioné), en torno al cuarto mes de embarazo, y en el parto. Sus efectos se traducen en que relentiza la nueva producción de colágeno, de forma que los ligamentos del cuerpo no son tan fuertes (y, por tanto, más elásticos) volviendo así las articulaciones más hipermóviles.

Aunque se considera que tiene una función muy importante para facilitar el parto, también puede implicar una serie de efectos no tan positivos a lo largo del embarazo. Puede, por ejemplo, resultar en una mayor prevalencia de contracturas, sobre todo en la zona lumbar, pélvica y de las rodillas.

CONSEJOS PARA EVITAR LESIONARNOS

Coger peso despacio y flexionando las rodillas,

Hacer estiramientos antes de realizar algún ejercicio

Mantener una buena postura corporal para evitar lesiones.

Contemplar ejercicios como la natación que te pueden ayudar especialmente al permitir ejercitarte sin riesgo de ejercer presión en las articulaciones al estar en un ambiente de gravedad cero.

Aprovechando este regalito de elasticidad extra que nos brinda nuestro cuerpo y si no eras asidua al GYM y al entrenamiento de pesas, podrías experimentar con disciplinas de bajo impacto como yoga, pilates o natación.

TE PUEDE INTERESAR

FALAFEL CON HOJAS VERDES LUNES SIN CARNE

MI ENTRENAMIENTO DURANTE EL PRIMER TRIMESTRE

WEATGRASS TU NUEVO ALIADO PARA DESINTOXICAR TU CUERPO