Cuando pensamos en suplementación solo imaginamos proteínas, creatinas, etc. Pero algunos alimentos están cargados con una cantidad enorme de nutrientes que te ayudan a mejorar tu composición corporal y alcanzar tus objetivos: No son milagrosos y no van hacer mucho efecto si llevas una mala alimentación, pero si te darán una ventaja y un empujón cuando llevas una alimentación saludable. Los nutrientes de estos alimentos ayudan a mejorar composición corporal a travez de los siguientes mecanismos.

Incremento del gasto de energía: Tu cuerpo es capaz de recular la cantidad de calorías quemadas para lograr una mejor composición corporal. Por supuesto, esto se logra solo en el caso de que no estés abusando de las calorías ni estés saturando tu cuerpo con químicos y alimentos procesados de mala calidad. El aceite de pescado, omega 3 o Fish oil, por ejemplo, es muy eficaz en el aumento del gasto energético a través de algo llamado desacoplamiento de proteínas, lo que incrementa la termogénesis en los tejidos y hace que quemes más calorías.

Otro de los beneficios de incorporar aceite de pescado como suplementación es para las personas sensibles a la insulina, los alimentos ricos en omega 3 o cápsulas de fish oil contienen una grasa que es utilizada por el cuerpo para construir la capa lipídica exterior que protege las células, lo que mejora la sensibilidad que tienen estas ante la insulina.

Los ácidos grasos omega-3 juegan un papel importante en la función cerebral, el crecimiento y desarrollo normal, y la inflamación. Las deficiencias de omega-3 se han relacionado con una variedad de problemas de salud, incluyendo enfermedades cardiovasculares, algunos tipos de cáncer, trastornos del estado de ánimo, artritis y más.

Alguno de sus múltiples beneficios:

  • Fortalece la salud cardiovascular
  • Mejora la salud de la piel
  • Mejora la salud del cabello
  • Promueve la salud mental (estabilizador emocional)
  • Para combatir alergias de temporada

Estos ácidos grasos benignos se encuentran naturalmente en:

  • Pescado azul
  • Productos marinos en general
  • Frutas secas como el higo, pasas, almendras, nueces, avellanas etc.
  • Semillas como la sacha inchi, chia y lino.
  • En el huevo, específicamente en la yema.
  • Soya.
  • Aceite de oliva y de pepita de uva.